¿Cómo cuidar un caracol?

¿Cómo cuidar un caracol?

Los caracoles son seres asombrosos y que resultan muy interesantes, algo que no sabemos de ellos es que los podemos hacer nuestras mascotas. Esto nos viene bien para crear la responsabilidad en los pequeños de la casa, es bueno darles una mascota, podrías empezar por algo más básico y pequeño como lo es un caracol, en lugar de irte por un perro o gato que requieren de muchos más y de espacio. Las ventajas de tener un caracol es que sus cuidados son mucho más sencillos. Así que para esto hemos preparado un artículo para que sepas un poco más sobre los caracoles y sus tipos de cuidados adecuados.

¿Por qué tener un Caracol?

Los caracoles son animales que se hacen fáciles de conseguir, ya que cuando llueve estos salen a los campos en los que se encuentran, también son fáciles de alimentar, a la vez que podemos alimentar los que encontramos en nuestro jardín. Con un buen cuidado y buena alimentación, tu caracol mascota puede llegar a vivir un tiempo estimado de siete años aproximadamente dependiendo de la especie que sea.

Los caracoles presentan diferentes tipos de características como:

. Los caracoles son moluscos gasterópodos demasiado comunes en las huertas.

. Hay varias especies de caracoles terrestres, siendo el más común el Helix aspersa.

. Los caracoles son animales herbívoros que se alimentan de vegetales.

. Su característica más destacada es su concha de carbonato de calcio, que está formada por tres capas que resultan de la secreción de unas glándulas específicas.

.Dentro del caparazón se encuentran lo que vienen a ser las vísceras del Caracol

. Cuando el caracol no se sienta en un ambiente cómodo, o que este lo considere poco ideal para su supervivencia, por lo que el caracol se va a meter dentro de su caparazón, el cual se cierra por lo que se conoce como opérculo mucoso, este se endurece y mantiene al caracol seguro y caliente.

¿Cómo se reproducen los caracoles?

La característica más conocida de los caracoles es que estos son hermafroditas, es decir, tienen la capacidad de producir no solamente espermatozoides, sino que también pueden producir óvulos. A pesar de esta condición no pueden auto fecundarse, por lo que necesitan obligatoriamente aparearse para poder reproducirse.

Sus órganos sexuales poseen una especie de flechas que hunden en la pareja, durante en el cortejo, esto para estimular la reproducción. Esta suele tener lugar durante la noche. Después de todo el proceso de la fecundación el caracol procede a cavar en el suelo un agujero donde depositara alrededor de 50-60 huevos, los cuales eclosionan a los 15 días aproximadamente. El caracol puede poner huevos solamente una vez al mes.

Los caracoles pequeños que acaben de nacer, tendrán un caparazón con un número menor de espirales. La concha crece con el caracol. Cuando los caracoles dejan de crecer, es cuando empiezan a reproducirse. Su hábitat son los bosques claros de especies frondosas, los cultivos y los terrenos calcáreos. Estos pequeños seres tienen una esperanza de vida de 2 a 3 años

Cuidados para tu caracol

  1. El primer paso para tener un caracol como mascota es elegir una casa para que pueda vivir en ella. El lugar puede ser tan simple o tan extravagantes como tú quieras. En caso de que quieras tenerlos solo para admirarlos por unos días puedes tenerlos en recipientes plásticos. Si planeas tenerlos por un periodo largo de tiempo se recomienda que busquemos un recipiente o terrario más grande, para que el animal se sienta a gusto.
  2. Es muy importante que el recinto en donde los tengas, estén llenos de una buena ventilación, ya que a estos no les molesta la humedad pero es sumamente necesario para ellos tener bastante aire fresco.
  3. Para que el caracol se sienta a gusto en el recipiente que lo estas alojando, tu deber es regular el suelo semejándolo al de un jardín. Para esto puedes agregar musgo. Este es un buen sustrato para los caracoles y debes asegurarte de colocarlo a unos 7 centímetros de profundidad en el recinto donde se encuentren.
  4. Procura en lo mayor posible mantener el sustrato y el recinto limpio y húmedo en todo momento. Para que se te sea más fácil, puedes optar por tener un cilindro con agua con un rociador para así estar limpiando tu sustrato y que se mantenga húmedo.
  5. A los caracoles les gusta mantenerse en lugares oscuros debido a esto en la mayoría de las veces; los veras escondidas bajo la tierra o en algunos casos estarán cerca de la pata del recinto en el que se encuentren.
  6. En cuanto a su alimentación se les recomienda que coman frutas y verduras. La mejor forma de hacerlo es dándole su alimento en otro recipiente, de manera de que no se ensucie en el que vive.
  7. Deberás limpiar el recipiente en que se encuentran por lo menos una vez a la semana, y cambiar su sustrato aunque sea una vez al mes.

Siguiendo al pie de la letra todos los cuidados mencionados anteriormente podemos decir que vas a poder desempeñar un excelente trabajo en cuanto al cuidado de los caracoles se trata.