Blanquear dientes con el limón

Uno de los mayores problemas que tienen las personas es que sus dientes tomen una tonalidad amarilla con el paso del tiempo, lo cual puede provocar que estos no luzcan limpios o brillosos. Si quieres ayudar a que estos mantengan su color blanco reluciente, entonces sigue las indicaciones paso a paso que te mencionaremos a continuación.

Los dientes blancos

Las personas siempre que se cepillan su boca en el día, lo que desean es que sus dientes estén limpios y relucientes, además de limpiar la cavidad bucal para que así este más fresca y saludable.

No obstante, realmente no importa que tan buena sea tu técnica de limpiado, para mantener los dientes blancos es necesario el uso de otros productos que pueden ser demasiado costosos. Para evitar esto, te sugerimos que utilices el limón como remedio casero para el blanqueamiento dental. Si quieres aprender cómo hacerlo, sigue las indicaciones que te mencionaremos a continuación.

Paso a paso para blanquear dientes con el limón

El limón es una de las frutas cítricas más utilizadas en todo el mundo con el objeto de remedio natural, puesto que posee propiedades efectivas que te ayudarán a mejorar gran parte de tu organismo. Uno de sus usos más frecuentes es el blanqueamiento dental.

El efecto que produce el limón sobre nuestros dientes es que permite eliminar las manchas que se forman en él, permitiendo así que estos puedan adquirir nuevamente su atractivo color blanco. Algunas de las maneras en que lo puedes aplicar son las siguientes:

  1. Usar agua con limón

El agua con limón es una de las maneras más sencillas de poder blanquear nuestros dientes, para ello simplemente necesitaremos exprimir un limón en una pequeña taza de agua.

A continuación, para lograr que este pueda activar todas y cada una de sus propiedades debemos a poner a calentar esta mezcla por aproximadamente unos 10 minutos, no es necesario que la dejes hasta que burbujee, sino hasta que caliente lo suficiente.

Cuando esta se encuentre caliente, simplemente retírala de la candela y deja que se enfrié por aproximadamente unos 5 minutos, luego de esto será el momento indicado para utilizarla como enjuague bucal.

Los enjuagues bucales se utilizan únicamente después de que nos hemos cepillado nuestros dientes, así que procura aprender una buena técnica para cepillarlos y así poder eliminar cualquier residuo de suciedad sobre ellos,

En el momento que hayas terminado de cepillarte, lavarás tu boca con agua y meterás en tu boca un poco del enjuague que acabas de preparar, este debes tratar de frotarlo por todos tus dientes como tú misma boca.

Asegúrate de mantenerlo allí dentro por suficiente tiempo, así podrás lograr que el limón libere cada una de sus propiedades y efectivamente pueda blanquear el color de tu diente.

Luego de que te hayas acabado toda la taza de agua con limón, simplemente enjuaga tu boca pero con pura agua para eliminar cualquier resto de limón. Finalmente, asegúrate que no te quede restos de esta mezcla en la piel de tu cara, porque si no puedes provocar una mancha cuando este entre en contacto con el sol.

  1. Usa la piel de limón

Para aquellas personas que no les fascina la idea de tener que hacerse un enjuague diario con el agua de limón, la solución la van a encontrar simplemente en utilizar la cascara de esta fruta cítrica.

La idea es que utilicemos su concha para restregarla por todos nuestros dientes, claramente no lo haremos con la parte externa sino con la interna. Así podremos terminar de extraer el poco jugo que no hemos escurrido de la fruta al exprimirla.

Asegúrate de que al momento en que estés restregando la concha de limón en tu boca, los bordes de la misma no vayan a pasar mucho por tus labios, porque si no puedes provocar que se irrite un poco.

  1. Combina limón con bicarbonato

El limón y el bicarbonato desde hace varios años se ha utilizado como un excelente remedio para combatir muchas afecciones en el organismo y debes saber que es un excelente remedio para limpiar y blanquear los dientes.

Para poder utilizarlo, simplemente deberás mezclar un poco de agua tibia, con limón y una cucharada de bicarbonato, a continuación debes cepillarte con pasta dental primero y seguidamente enjuagarte con esta mezcla que acabas de preparar para así eliminar cualquier resto de suciedad.

La acción del bicarbonato en nuestra boca básicamente nos ayudará a eliminar cualquier mal olor que haya en la cavidad bucal, mientras que la del limón permitirá que se desmanche la superficie de nuestros dientes.

Estos son las 3 mejores formas en las que podemos utilizar el limón para poder limpiar y blanquear nuestros dientes. Por otro lado, es fundamental que uses este remedio constantemente para que así puedas ver los resultados en menos tiempo.