Bañar perro desde casa

Los perros son una de las mejores mascotas que se pueden tener en casa, son animales leales, cariñosos y se pueden educar sin mucho problema. Al igual que cualquier otro animal amerita de ciertos cuidados, uno de ellos es el baño. Si aun no sabes cuál es la manera correcta de bañar a un can, entonces te sugerimos que leas las indicaciones que tenemos para ti.

¿Se puede bañar a un perro en casa?

Claro que si puedes bañar a tu perro en casa, lo único que debes saber es que debes hacerlo con cuidado, en especial si no tienes la experiencia suficiente, porque si no puedes llegar a causarle daño.

Antes de que bañes a tu perro, debes saber que este procedimiento que te vamos a mencionar paso a paso debes aplicarlo solamente 1 o 2 veces al mes, porque en caso contrario puedes ocasionar daño en el pelaje del mismo. Ya que perderá su suavidad y brillo.

Paso a paso para bañar perro en casa

Los perros al igual que los gatos si aun sufrido un trauma con el agua, entonces no les gustarán para nada que los bañen. Para evitar que esto pase debes saber cuál es el verdadero proceso de limpiarlos y que estos no sufran tanto.

NOTA: no te recomendamos que bañes a tu perro con cualquier jabón o champú, lo recomendado es que compres el que se utiliza especialmente para ello, así que ve a una agropecuaria o tienda donde vendan productos para animales y busca uno que sea para bañarlos. Incluso puedes conseguir uno anti garrapatas o anti pulgas si tiene alguna de estas plagas.

  • Paso 1: primero que todo, buscaremos un espacio abierto en donde podamos bañar a nuestro perro sin tanto problema. La idea es que este no sea tan grande como para que pueda huir, pero tampoco tan pequeño para evitar que vaya a mojar todo.

 

Es fundamental este paso, porque los perros suelen sacudirse mientras los estamos bañando, por lo que si lo haces en cualquier sitio a lo que se sacuda entonces caerá agua y jabón en todas partes.

 

NOTA: en caso de que tu perro sea de raza pequeña o mediana, entonces puedes buscar una bañera para bañarlo y no tendrás muchos inconvenientes. El problema es que si es grande no podrás optar por esta alternativa.

 

  • Paso 2: una vez que ya tengas el sitio donde vas a bañar a tu perro, entonces procederemos a calentar un poco de agua en una olla, la idea es que esta no quede ni tan fría ni tan caliente, busca que alcance una temperatura media.

 

Debes tener cuidado porque si está muy caliente podrías quemarlo pero si esta queda muy fría entonces al terminar de bañarlo si no lo secas correctamente provocarás que le dé un resfriado.

 

  • Paso 3: para poder echarle agua al perro usa un vaso de mediano tamaño, esta técnica es muy buena porque evitará que no les vayas a mojar las orejas, lo cual puede ser muy peligroso porque estás son muy sensibles y les ocasionarás daño.

 

  • Paso 4: ahora que el perro ya está completamente mojado, procederemos aplicar el champú sobre todo su pelaje, lo ideal es que se lo apliques todo de una vez pero al hacerlo deberás ir por partes para asegurarte de restregar bien.

 

Te sugerimos que comiences aplicando el champú en el lomo, luego lo esparces hacia la cara, posteriormente bajes a su cuello, las patas delanteras, su cuerpo en general, sus patas traseras, y por ultimo su cola. La idea de comenzar por delante es que esta parte es más delicada, y al comienzo el perro te hará más caso, así que será más sencillo mantenerlo con calma.

 

  • Paso 5: al momento de restregarlo, aunque debes procurar no hacerle daño, debes hacerlo un poco fuerte, para que de este modo puedas eliminar toda la suciedad que este tiene en su cuerpo.

 

  • Paso 6: cuando hayas terminado de enjabonarlo, procederemos a ir aplicando agua con la ayuda del vaso poco a poco, trata de no echarla de un solo golpe porque si no puede que este se asuste.

 

  • Paso 7: si ya te has asegurado de que le has retirado todo el jabón, llego el momento de secarlo, el proceso de secado lo dividiremos en dos partes, estás son las siguientes:

 

Primeramente, usaremos un paño para poder pasarlo sobre el cuerpo del perro y secarlo en general, la idea es elijar la mayor parte de la humedad que este tiene. Asegúrate de no exponerlo al aire fresco cuando este húmedo porque si no puede llegar a enfermarse.

 

Cuando ya esté casi seco, usaremos un secador de cabello, para poder hacer que este se seque completamente, evitando que vaya a quedar su cuerpo húmedo. Finalmente, aplica un poco de talco y colonia para mejorar su fragancia.