Aplicar polvo bronceador correctamente

Para aquellas personas que les gusta que su piel tenga un aspecto como si hubiesen ido a la playa y estar bronceados, esto lo pueden conseguir a través del uso del maquillaje. Hay una producto llamado “polvo bronceador” es fácil de utilizar y ofrece resultados maravillosos. Si quieres aprender cómo usarlo, entonces sigue nuestras indicaciones.

Polvo bronceador

El polvo bronceador es un producto para maquillar que se utiliza en ciertas partes del rostro para que así de la sensación que nos hemos bronceado, no obstante saber utilizarlo es fundamental para poder recrear este efecto, si no, no lucirá muy bien.

Para usar el polvo bronceador, primeramente debes saber que no se aplica en toda la cara, porque entonces nuestro rostro se verá más oscuro y brilloso. Por eso, es que se aplica en sitios como la parte alta de los cachetes, a la altura de los pómulos y a los laterales de la frente. En algunos casos se extiende hasta la quijada, pero depende del diseño que quiera la persona.

Paso a paso para aplicar polvo bronceador

Conseguir buenos resultados utilizando el polvo bronceador amerita de tener una buena técnica y saber donde aplicarlo, por ello es que te sugerimos las siguientes recomendaciones paso a paso, donde te explicamos detalladamente la manera correcta de utilizarlo.

NOTA: antes de comenzar, debes saber que el polvo bronceador más que un simple producto de maquillaje, es un estilo para maquillar, por lo que es necesario que uses otros elementos para que así este luzca bien. En este orden de ideas, te describimos lo que debes hacer.

  • Paso 1: en primer lugar, si quieres aplicar polvo bronceador en tu casa, debes saber que este es una de las ultimas capas que se aplican, por lo que es necesario que las capas que están abajo estén bien diseñadas para que no dañe el efecto.

 

En este orden de ideas, comenzarás con el polvo compacto, el cual deberá tener una tonalidad un poco más oscura a la de tu color de piel, recuerda que cuando nos bronceamos el sol nos quema y nuestra tonalidad se oscurece un poco.

 

Debes tratar de recrear este efecto de piel oscura primero antes de poder aplicar el polvo bronceador. Para ello, asegúrate de esparcirlo muy bien por cada una de las áreas de la cara.

 

  • Paso 2: ahora que ya tienes lista la capa base del maquillaje, vamos a proceder aplicar el polvo bronceador, pero para ello te explicaremos en que sitios los vas a utilizar y luego cual es la técnica que debes emplear para ello.

 

Los sitios que vas a pintar son aquellos que se encuentran en las mejillas, la nariz, los pómulos, la nariz y la barbilla solamente. ¿Por qué? es muy sencillo porque estos son los únicos sitios que se queman más de lo normal.

 

Por otro lado, con respecto a la técnica que se debe utilizar para poder aplicarlo, este lo pondrás primero con unos golpecitos sobre tu cara, con la ayuda de una esponja, luego con una brocha de tamaño mediano, comenzaremos a hacer movimientos circulares para que así esparcirlo.

 

Finalmente, da otros golpecitos con la misma para así eliminar el exceso de polvo que hayas aplicado, de esta manera la superficie quedará mucho más uniforme y no quedarán partes demasiado maquilladas.

 

Los movimiento circulares que van aplicar comenzarán desde la frente y terminarán a la altura de la quijada, te recordamos que no precisamente debes maquillar hasta esa zona, también puedes dejarlo hasta la altura de los cachetes.

 

  • Paso 3: dependiendo de qué tan bueno hayas sido aplicando el compacto la coloración entre la cara y el cuello no será tan notable, pero si crees que si lo es, simplemente debes aplicar el polvo bronceador en la parte inferior de la quijada y en cierta parte de este para que así este se pueda emparejar.

 

Es importante que no te excedas en su uso, porque si no los resultados se verán falsos y no te agradará este aspecto. Lo mejor es que trates de recrear un bronceado natural.

Recomendaciones para utilizar el polvo bronceador

Para poder utilizar el polvo bronceador es fundamental que sepas las coloraciones que vas a usar correctamente, porque si no escogerás una que sea muy oscura y de seguro no te agradarán mucho.

Lo clave aquí, es que este sea más oscuro, pero solo un poco, es decir para el caso de las personas que son muy blancas se puede usar un tono miel, mientras que para los morenos se recomienda una tonalidad ámbar.

Por otra parte, es importante también que después de que ya dejemos de utilizar el maquillaje nos lo retiremos completamente de nuestra cara, porque si no podemos ocasionar un daño en la piel, para ello usa productos para desmaquillar.