Ahorrar calefacción sin sentir incomodidad

El invierno es una época muy hermosa, llega la nieve y se pueden ver las calles cubiertas de un hermoso color blanco, pero con la nieve llega el frío, y no un frío agradable, sino un frío que congela hasta los huesos, por lo que es indispensable mantenerse caliente en casa, pero eso implica un alto costo en calefacción.

Como crear calor

Generalmente las casas poseen sistemas de calefacción, o al menos las casa que se encuentran ubicadas en lugares fríos, donde la temperatura suele descender de los 5°C, esta calefacción es el sistema generador y distribuidor de calor en lo hogares, y generalmente utiliza un radiador por el cual se emana el calor, y una caldera que calienta agua que se reparte a los radiadores.

Este sistema puede ser con combustibles sólidos, los cuales son en realidad antiguos, o con electricidad, que son más modernos, pero al mismo tiempo implican un verdadero gasto en la factura de dicho servicio. Además, la calefacción por radiador no es el método más eficiente para generar calor, pero si es el más común.

Se tienen también las superficies radiantes, las cuales son pisos y techos que se llenan con tuberías de cobre, en las cuales pasa agua caliente y se encargan de distribuir el calor de manera uniforme en toda la casa. Claro está que igual utiliza una caldera para generar el calor, pero se aprovecha más. El problema es la fuerte inversión para implementar estos sistemas.

Generalmente los métodos para aclimatar una casa en invierno suelen ser costos, tanto para instalar como para mantener, por lo que siempre se están buscando forma de ahorrar en este aspecto, pero sin congelarse de frío en las noches, y en realidad sí existen un par de cosas que se pueden intentar para estar más caliente de noche.

Cómo mantenerse caliente en invierno y ahorrar dinero

Primero que nada, la forma más conocida para mantenerse caliente es la calefacción, pero ya se explicó que es muy costosa. Los métodos explicados a continuación son efectivos de manera personal, y depende de que tan bien maneja el frío la persona, y de la temperatura que se deba soportar.

  • Indumentaria correcta

La indumentaria a utilizar no es la misma que se usa todo el año, es decir, que el año enteros se puede disfrutar con poca ropa en casa, pero a la hora del invierno, lo mejor es prepararse con anticipación y comprar una bata pesada, así como pantuflas gruesas que se puedan utilizar en todo momento.

Los calcetines también son muy importantes, así como la ropa interior adecuada. Y además de la bata, se ha de llevar ropa larga debajo para poder mantener aún más el calor. Para dormir también hace falta una buena cobija, o dependiendo el caso, más de una, lo importante es eliminar el frío y tener una noche de sueño placentera.

Además, las mantas también se pueden colocar en el cuerpo mientras se camina por la casa, por lo que mantiene caliente el cuerpo por más tiempo.

  • Emplear colores oscuros

En verano utilizar el color blanco favorece al cuerpo ya que el calor es refractado en la ropa y no se absorbe, por lo que no se sufre mucho calor, pero en invierno se prefiere vestir de colores oscuros, ya que estos atrapan la radiación del sol, y se mantienen calientes por más tiempo. 

Por lo que quizás sea buena idea pintar una pared ubicada frente a una ventana con un color oscuro, solo por la temporada de invierno, o colocar adornos en la misma. La ropa también ha de cambiar, aunque sea época de navidad, no significa que la ropa deba ser blanca y roja, de hecho, el marrón y el negro son opciones perfectas para la vestimenta invernal.

  • Acondicionar la casa

Esto no se refiere a colocar un sistema de calefacción integral, pero si es necesario que el calor generado dentro de la casa no escape de la misma, y resulta que las ventas son una gran vía de escape para el calor, aunque las mismas estén cerradas. Se recomienda la instalación de vidrios especiales que no permitan la salida del calor.

Para esto es necesario hablar con un experto sobre el tema, y decidir cuál sería la mejor opción para aislar la casa por el menor precio posible.

  • Radiadores personales de gas

La calefacción también puede ser personal, y prueba de esto son los calefactores que funcionan a gas, tal y como las estufas, estos solo necesitan un cilindro con butano para funcionar, los mismo se pueden usar para calentar una habitación antes de dormir, y apagarlo luego para evitar accidentes.

Estos equipos no son costosos, y ofrecen unas muy buenas condiciones de temperatura en el lugar donde son usados. Claro está que si se usan en lugares amplios, los mismos no darán abasto.